viernes, 18 de octubre de 2013

LA PREPARACIÓN FISICA DE UN AJEDRECISTA


Introducción
    La mala reputación que tiene el ajedrez, consiste en el no reconocimiento de este en un deporte como tal, ya que el aficionado o el crítico, tiende a menospreciar a los jugadores de ajedrez como deportistas, y alegan que no hay movimiento ni trasfondo deportivo de estos al permanecer prácticamente una serie de horas delante de un tablero repleto de fichas y, como no, ambos sentados en un par de sillas.
    Esa es la opinión de cualquier crítico que ve, de manera superficial, el ajedrez como un mero juego o un divertimento intelectual para la sociedad. No obstante, en este artículo que presentamos, queremos llegar un poco mas al fondo de la cuestión, ofreciendo una visión meramente deportiva del ajedrez.
Efectos del ejercicio físico en el ajedrecista
    La importancia de la preparación física del ajedrecista es tal, que varios jugadores no prescinden de preparadores físicos, e incluso se internan en centros de alto rendimiento jornadas antes de un campeonato. De hecho, la importancia del entrenamiento es tal, que incluso cobra más peso físico que en otras disciplinas olímpicas como por ejemplo podría ser el tiro olímpico.
    Un torneo de ajedrez, sea cual sea el sistema a utilizar, conlleva dos o tres semanas de dura competición con partidas de ajedrez que pueden oscilar a mas de cinco horas y su consecuente estrés que se produce conforme la competición dura. Por ello, el entrenamiento supone un aliciente importante para hacer frente a la competición.
    De acuerdo con el especialista argentino en medicina deportiva, Daniel Jacobs, para lograr una mayor oxigenación al cerebro es necesaria la preparación física. Eso implica que todo el cuerpo tiene que tener un aspecto sano. La cantidad de horas al frente de la partida mas la tensión nerviosa que supone conlleva un gasto en energía física, sin una buena anatomía no puede desarrollar su intelecto, asevera el doctor.
    En un estudio realizado por el profesor Xabier Sturbois, de la Unidad de Educación Física de la Universidad de Lovaina (Bélgica), dirigió un experimento preliminar cuyos conejillos de indias fueron el gran maestro Mijaíl Gurévich y un jugador de nivel medio, Richard Polaczek, conectados por cables a diversos aparatos mientras disputaban partidas rápidas. La conclusión que resalto ante este estudió fue que el ajedrez, en su modalidad de partidas rápidas, tiene sensibles repercusiones ortosimpáticas que ponen a prueba el sistema nervioso, el hormonal y el cardiovascular, también, en palabras del doctor Sturbois: "Las nociones reseñadas de estrés nervioso, estimulación cardíaca, contracción física y competición sin influencia de la suerte constituyen argumentos para que el ajedrez sea admitido en el ámbito de las actividades deportivas".
    En una investigación producida por la cátedra de ajedrez del Instituto de Cultura Física de Moscú en 1987, por Gladischeva, nos hace más hincapié en la importancia de la actividad física para preparar al ajedrecista, y añade la propia autora: "El esfuerzo mental sin movimientos musculares y con excitación del sistema cardiovascular puede provocar serios problemas psíquicos”. Se conocen casos en los que el peso de los jugadores ha disminuido entre 4 y 8 kilos durante un torneo importante. En otros casos, los jugadores han experimentado cambios fisiológicos: desarrollo de la taquicardia, contracciones que aumentan hasta las 145 pulsaciones y tensión arterial que sube entre un 20% y un 30%", señala el informe. Y añade: "Debe resaltarse la tensión psicoemocional que aparece durante la partida. La inquietud y una gran tensión emocional forman parte de la mayoría de competiciones deportivas, lo que influye desfavorablemente en el rendimiento. Cabe preguntarse cuál es la diferencia entre la tensión emocional de los ajedrecistas y la de otros deportistas. Y la respuesta es simple; en la mayoría de los deportes, esa tensión está acompañada de un esfuerzo físico que protege al organismo del estrés, principal provocador de la tensión emocional".
Ejercicios propios de un ajedrecista
    Figuras importantes en el mundo del ajedrez como pueden ser los grandes maestros Topalov, Anand o Kasparov mantienen en sus declaraciones, que la rutina física es una parte importante de su preparación como ajedrecista. De hecho, Gary Kasparov (posiblemente el mejor jugador de todos los tiempos) acudía al gimnasio todos los dias, tanto en fechas de campeonatos como cuando no hay, ya que manifiesta que le da energía suficiente para estar concentrado en los diferentes torneos como en los propios entrenamientos.
    La rutina diaria de entrenamiento de un jugador de ajedrez (aunque cada jugador tiene una manera diferente de entrenar) en materia intelectual es de una media de 5 o 6 horas diarias, entre análisis de partidas, libros, computadoras, etc. Por lo cual, esto debería suponer que trabajar un aspecto físico, podría ser muy importante a tantas horas de ejercitar el cerebro.
    Esta claro que cada jugador puede o no puede recibir una formación física o entrenamiento, según sus características, pero básicamente una preparación física apropiada para un ajedrecista está centrado en dos capacidades físicas básicas importantes: la resistencia y la fuerza.
    El programa de resistencia que suele perseguir un ajedrecista esta orientado a una resistencia general básica contra la fatiga y con objeto de aumentar en tiempo, la capacidad de concentración y memoria. Mientras tanto, el programa de fuerza está orientado a un fortalecimiento de la musculatura que guarda más relación con la postura en posición de sentado sobre una silla, que se traduciría básicamente a los músculos abdominales, lumbares, dorsales, cervicales y glúteos. A continuación, veremos en este cuadro, los efectos positivos de un programa de resistencia y fuerza para un jugador de ajedrez:

Resistencia a la fatiga

Tonificación muscular
- Mejora los reflejos.
- Elimina el estrés.
- Aumenta la capacidad de concentración.
- Mejora de la memoria.
- Aumenta la resistencia al agotamiento.
- Regulación del sueño y vigilia.
- Nos enseña a superar la derrota.
- Aporta sensación de bienestar.
- Mejora de la actitud postural.
- Reforzamiento de la musculatura implicada en la posición de sentado.
- Prevención de malos hábitos posturales.
- Reforzamiento de la columna vertebral.
- Equilibrio en relación a la tensión muscular.



    Generalmente, la parte dedicada a la resistencia de base, resistencia general básica o resistencia a la fatiga, es cierto que su sistematización está basada en la mayoría de los jugadores a la práctica de distintos deportes como natación, correr, tenis, etc. En cuanto al trabajo relacionado con la fuerza muscular, depende de cada persona y jugador. No obstante proponemos una tabla muy básica sacada del gran maestro Nibaldo Calvo:

    Para terminar, y después de ver todos los efectos positivos de un preparación física para un jugador de ajedrez, es necesario comentar algunos síntomas de un ajedrecista poco preparado físicamente como por ejemplo: falta de concentración en posiciones comprometedoras, dolores de cuello y espalda conforme pasan las horas de juego, sensación de no estar cómodo en el asiento, continuos movimientos corporales, entre otros aspectos que se pueden presentar.

Bibliografía

No hay comentarios:

Publicar un comentario